La traicionera

La traicionera

Esta historia inicia cuando María Herrera, una mujer muy humilde, trabajadora y madre soltera de una niña, conoce a Eduardo Sanint, un exitoso y adinerado empresario, ambos se enamoran perdidamente, pero él está casado con Annie, con quien tiene ... Ver más

Reparto: Marianela González, Juan Manuel Mendoza, Víctor Mallarino, Ana Lucía Dominguez, Alberto Pujol, Jorge Cárdenas, José Narváez, Vicky Hernández, Kristina Lilley, Silvia de Dios, .

loading...

Lista de Capitulos:

Época de ambientación Bogotá D.C (2012)

Tema principal La Traicionera

Título originalLa traicionera

PaísColombia

CanalRCN

EstadoFinalizado

Sinopsis Esta historia inicia cuando María Herrera, una mujer muy humilde, trabajadora y madre soltera de una niña, conoce a Eduardo Sanint, un exitoso y adinerado empresario, ambos se enamoran perdidamente, pero él está casado con Annie, con quien tiene un hijo, Esteban, y tiene que decidir entre su hogar y María, y como suele suceder, el amor que sentía por ella no era suficiente para dejar a su familia y decide terminar con ella. Pero lo que no sabía Eduardo era que la mujer estaba esperando un hijo de él, entonces, María decide buscar a Eduardo para contarle la verdad, pero al llegar a su casa, Olga, la empleada le dice que él se fue de viaje con su esposa, ésta le pide a la empleada que le entregue una carta a Eduardo, porque él debe saber una verdad, la empleada le insiste en que se vaya y ella se va con el compromiso de que le entregará la carta, pero esta carta no llega a manos de él, porque Olga cree que esto podría afectar la relación entre sus patrones, entonces desaparece la carta. Tiempo después, María ha dado a luz, y Gracia, la madre de ésta, decide ir a contarle a Eduardo que ya es padre, pero no logra hablar con él, pues el padre de Eduardo no se lo permite, le dice que se vaya y que deje en paz a Eduardo, pues él no quiere saber nada de María y le da un cheque para que no vuelva, Gracia al no tener dinero para ayudar a su hija, recibe el cheque y se va. María al enterarse del rechazo de Eduardo, se sume en una tristeza y una depresión inmensa, que provocan que su bebé nazca con autismo, y que luego la pobre mujer se suicide. Después de la muerte de su hija, en Gracia nace un odio hacia Manuel Herrera, su nieto, el hijo de María, pues según ella, él es el fruto de la desgracia, pues lleva en sus venas la sangre de Eduardo Sanint. Por este odio tan grande hacia Eduardo, siempre le inculca a su nieta Renata que tiene una misión, vengar la muerte de su madre haciendo pagar a éste por ello y que debe odiar a su hermano, pues es hijo del asesino de su madre, pero ella no puede odiarlo porque es su hermano y ella debe quererlo como tal, y debido a su autismo, él es internado por Gracia en una clínica psiquiátrica, en donde permanece casi toda su vida olvidado por ésta, pero su hermana siempre lo visita para hablarle sobre su madre. Veinte años después, Renata Medina, la hija de María Herrera, se propone vengar la muerte y el dolor de su madre, utilizando como única arma su belleza. Gracias a este rasgo distintivo logra trabajar para Eduardo Sanint, el hombre que tanta tristeza le trajo a su madre, para enamorarlo y luego hacerlo morir de amor como según ella, él lo hizo con su madre. Pero Renata no cuenta con que la vida le pondrá un obstáculo que puede arruinar su plan de venganza: Esteban Sanint, un hombre que se roba su corazón, siendo el hijo del hombre que tanto odia. Renata, desde el principio, tratará de alejar a Esteban porque su presencia supone el fin de su misión revanchista, sobre todo porque él también se enamora de ella desde el primer instante. Y Renata prometió a la Virgen frente a la tumba de su madre, que llevaría a cabo su misión de venganza la cual adquiere así un carácter casi sagrado para ella. Sin embargo, poco a poco irá sucumbiendo a ese sentimiento que, a lo largo de la historia, la pondrá a elegir entre el amor y el odio. El gran misterio será, entonces, dilucidar cuál de los dos sentimientos terminará definiendo el destino de Renata. Pero no será el único problema con el que deberá lidiar. El camino del odio la llevará de complicación en complicación, y le mostrará que matar no es tan difícil; que a veces es, de hecho, la opción más sencilla. A partir de allí, la trama se tornará más oscura, con tintes de suspenso y, por momentos, policiales. A veces no le quedará más remedio que eliminar a quienes se presenten como una amenaza para sus planes. Otras veces le bastarán para salir airosa, tretas menos violentas pero igualmente despiadadas. Y todo ello será en nombre de la promesa realizada..